Descripción:

El Aceite de Oliva Virgen Extra “Reales Castillos de Jaén” que estamos comercializando sólo procede de nuestra cosecha de aceituna en la finca Las Palomas de nuestra propiedad, situada al sur de la provincia de Jaén, en el pueblo de Alcaudete, cerca de la sierra de Ahillos y rodeada por dos ríos afluentes del Guadalquivir, el río Víboras y el río San Juan.

Alcaudete, como localidad, se remonta a asentamientos Ibéricos del siglo III A. C. y perdura hasta la presencia del Imperio Romano en la zona, son numerosos los vestigios de asentamientos humanos en la zona desde los tiempos prehistóricos por la situación estratégica de Alcaudete en el valle del Guadalquivir, entre la España interior y la mediterránea. Probablemente los Tartesios fundaron y poblaron ALCAUDETE, fueron ellos los que introdujeron el cultivo de la vid y del olivo en Andalucía. Los Íberos vivieron en la zona y dejaron restos en el cerro de Los Santos, en la zona de la fuente Amuña, en cerro de La Celada, etc. Y, principalmente, en el cerro Galán donde se encontró un bajorrelieve de un guerrero con perfil ibérico.

Más tarde, los romanos dejan vestigios de grandes e importantes asentamientos en los aledaños de la población con varios focos de villas agrícolas y restos cerámicos, sarcófagos, lápidas sepulcrales realizadas en mármol cárdeno; se reconocen como centros de estos poblados el cortijo Arroyo Ahílos, cortijo de La Tejera (hablaremos más tarde de este lugar) y las Huertas de Espejo. Son los romanos los que impulsan la agricultura en la zona dado el gran nacimiento de agua que emerge a la superficie en el mismo casco urbano por la propia fuerza de la fuente Amuña; se implanta el cultivo del olivo en los alrededores del municipio: olivos de gran producción, con una variedad casi única en la provincia de Jaén denominada “CARRASQUEÑA” que produce un aceite sabroso y afrutado, suave y de características organolépticas únicas.

Vida Natural Expositor en Aovesol 2015