AoveSol se implica con Aristoil para impulsar la competitividad del sector

AoveSol apuesta por la competitiviad del sector oleícola de forma decidida desde sus inicios. Por esa razón, desde principios de este año 2018 ha apostado por vincularse al proyecto Aristoil, incluido dentro del Programa Europeo Interreg-Med. Esta iniciativa, que arrancó en noviembre de 2016, tiene como principal fin precisamente impulsar la competitividad del sector en la Cuenca Mediterránea mediante el desarrollo e implementación de metodologías innovadoras de producción y control de calidad relacionadas con las propiedades saludables del aceite de oliva virgen extra, principalmente atendiendo a su composición en fenoles.

Concretamente, AoveSol colaborará con la Universidad de Córdoba, que ha participado en una de las líneas principales de trabajo de este proyecto: el desarrollo y validación de un método de análisis de fenoles en aceite de oliva, con especial énfasis en aquellos compuestos considerados por la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) como saludables (Directiva Europea 432/2012).

De esta forma, AoveSol se implicará a partir de ahora en cada uno de los eventos en los que participe para la difusión de los objetivos de esta iniciativa europea que no busca nada más que poner en valor un producto saludable y nutritivo como es el aceite de oliva virgen extra que se produce actualmente en la Cuenca Mediterránea. En concreto, se divulgarán los resultados de la línea de trabajo que ha seguido la Universidad de Córdoba, que en esta campaña ha analizado más de un centenar de muestaras de aceite de oliva virgen extra proporcionadas por diferentes organizaciones de productores, así como por  productores individuales procedentes de diferentes zonas de España.

Las organizaciones de productores que han participado en esta primera campaña son los consejos reguladores de las Denominaciones de Origen de Estepa y Sierra Mágina, así como la empresa DCOOP. Recientemente se ha adscrito a este proyecto la Asociación Española de Municipios de Olivo (AEMO), que también promocionará la participación de sus socios en el proyecto en la próxima campaña, en la que se espera superar las 1000 muestras.

Los productores que se han adscrito al proyecto por el momento provienen de diferentes regiones, como Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Navarra y Comunidad Valenciana. De momento, la Universidad de Córdoba ha preparado un informe que recoge los resultados obtenidos en este primer año de ejecución. Los resultados muestran una gran variabilidad en los niveles de los fenoles, como no podría ser de otra manera teniendo en cuenta la influencia de factores genéticos (variedad de aceituna en aceites monovarietales o coupage), agronómicos (índice de madurez, prácticas agrícolas, etc.) o tecnológicos (temperatura y tiempo de batido, etc.).

Todos los aceites de oliva virgen extra analizados destacan por el alto contenido en derivados del hidroxitirosol y del tirosol, lo que justifica los valores de consumo de fenoles al ingerir diariamente 20 g de estos aceites.